Tendencias de seguridad en supermercados

Desde los mini market hasta las cadenas de supermercados más grandes, deben poseer un sistema de seguridad innovadora en donde se mezclen lo mejor de cada estrategia, para ganarles la partida a los delincuentes.

Son muchos los métodos empleados para el robo y el hurto, las escenas son diversas, obviamente los motivos también, donde el personal debe estar calificado para saber actuar según el tipo de escenario se presente.

Los profesionales de la seguridad y los cerrajeros urgentes en granollers pueden realizar trabajos que en conjunto dejen buenos frutos a los establecimientos de este, evitar las diferentes fallas de los sistemas debe ser un trabajo periódico en sentido de renovar o mejorar los ya existentes.

Se hace necesario contar con profesionales de cerrajería, dignos de confianza, honestos, responsables, discretos y sobre todo especializado, con conocimientos actuales sobre las últimas soluciones en cerrajería.

Hurto, arte del delincuente ocasional

El hurto es el delito más frecuente que sucede en un supermercado. Pero las medidas que se adopten para evitar su ocurrencia, actúan como elemento disuasorio que como barrera de resistencia al delincuente. Los cerrajeros siempre querrán establecer soluciones disuasorias para sus clientes.

Es mayor el temor por ser descubierto que el trabajo que le puede llevar a cometer el delito. Mientras que las condiciones estén dadas el delincuente ocasional actuara sin desperdiciar el tiempo ni el lugar para llevarse lo que no es suyo.

Al poseer un sistema de alerta de productos no facturados, un sistema visible de cámaras de vigilancia, un personal calificado para la revisión de sospechosos, este delincuente lo pensara dos veces antes de intentar llevarse algo.

Para que se suceda un atraco es por la imposibilidad de que la empresa posea un personal de vigilancia y seguridad que interceda ante el ataque, aunque la disuasión es la intención, todo dependerá de las intenciones del atacante.

Inversión en sistemas de seguridad

Cuando el negocio era pequeño, unos cuantos ojos atentos son suficientes para evitar un hurto o filtración de mercancía.

Pero una vez que el negocio crece, que la extensión del local aumenta, que el tipo de mercancía varia y se requiere ahora de más personal que labora en el supermercado, es momento de tomarse en serio algunas cosas, para renovar e innovar un sistema más complejo de seguridad.

Invertir en seguridad, es garantizar la tranquilidad de los socios, la propia, además de la sensación de protección de los empleados. Cualquier persona puede trabajar más tranquilo y ser más productiva si sabe que está a salvo mientras permanece en tal sitio.

Protección Electrónica

Como no es raro, en estos tiempos la tecnología se manifiesta, para llevar al mercado sistemas muy innovadores, para marcar la mercancía, realizar inventarios más efectivos, registrar los movimientos de los clientes y visitantes al lugar, contar la cantidad de personas que entran y salen para un mayor control de la empresa.

En estos tiempos no se concibe la idea de no dejar en las manos de los equipos electrónicos la seguridad física de un establecimiento, para reducir los riesgos visiblemente.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.