Puertas de seguridad, resolviendo las debilidades de las puertas tradicionales

puertas-blindadasAcá hemos hablado mucho sobre las cerraduras, después de todo, a eso se suelen dedicar las cerrajerías, cerrojos, candados, cerraduras, llaves y hasta pomos y manijas. Pero ¿sabías que las puertas también relevantes?

Parece obvio al señalarse, pero mucha gente es experta en saltarse lo obvio hasta que se lo señalas. Es por ello que ahora te hablaremos sobre puertas, pero no de cualquier tipo, sino sobre las puertas de seguridad.

Verás, una puerta es un elemento muy básico. Una gran tapa, normalmente de madera, hueca o sólida, fijada a una pared mediante unas bisagras que permite que esta pivotée sobre un punto. Hace mucho tiempo a alguien se le ocurrió en colocar un dispositivo para que la puerta se mantuviese cerrada y así nació la puerta moderna. Luego alguien más pensó en que sería mejor si solo el dueño pudiese controlar quien entra y sale y nacieron los seguros. Luego alguien más pensó que le gustaría atravesar esa puerta y hacerse con todos los objetos valiosos que resguardaba, y así nació la inseguridad y una constante oleada de innovaciones para mantener a raya a estos pillos.

Y la mayoría de mejoras se la han llevado los cerrojos y cerraduras, las puertas pronto se convirtieron en elementos inseguros. No sirve de nada tener una mega cerradura blindada, anti bumping, resistente a taladros y ganzúas si por el otro lado puedes solo deshacerte de las bisagras y adiós puerta.

Es aquí donde se comenzó a pensar en alternativas para remediar esta situación y crearon las puertas de seguridad. Esta nueva generación de puertas por fuera no se ven diferentes, de hecho, puedes tomar tu puerta tradicional y convertirla en una puerta de seguridad, o puedes mandarla a hacer con el diseño que más te guste, una puerta de seguridad no es un bloque metálico sin diseño, puedes tener una encantadora puerta de madera de aspecto antiguo, como de las épocas coloniales, pero con toda la seguridad de que en su interior hay una puerta de seguridad.

Y nos referimos el interior de forma literal. Pues verás, una puerta de seguridad es una puerta tradicional en su concepción pero con 2 mejoras básicas: primero que todo, en su interior hay una placa metálica, un emparedado de madera y metal, que le dan una resistencia y aguante superior para que no pueda venir un pillo con una mandarria a hacer estragos en tu casa, ya que atravesar una puerta de madera tradicional, más aún si es entamborada, no es algo particularmente desafiante, pero que se vuelve todo un reto con esta placa metálica.

La otra mejora de gran consideración es que al echar llave a la puerta, no solo aseguras un pestillo entre el cerrojo y el marco, en realidad aseguras alrededor de 4 pestillos, dependiendo de la puerta de seguridad que escojas. ¿Qué quiere decir esto? Que al pasar llave no solo se pasará un pestillo tradicional, sino que por cada lado de la puerta saldrá un pestillo reforzado que atravesará hasta el marco de la puerta mismo. Esto conlleva a que podría venir un pillo y quitar las bisagras de la puerta e igual la puerta permanecería en su sitio, “clavada” al marco propio de la pared mediante los pestillos. El pillo tendría que recortar 4 o 5 barras de metal, normalmente acero o aleaciones muy resistentes, para poder remover la puerta y entrar.

Esta entrada fue publicada en Cerraduras. Guarda el enlace permanente.