Nunca falta el día que te levantas con el pie derecho dejando todo olvidado, se te cae hasta los pensamientos, los papeles vuelas por todos lados, te tropiezas con cualquier cosa o persona que pasa por tu lado, la alarma despertador no sonó y todo se salió de rutina, estoy en un caos. Dentro de ese caos las llaves se han quedado dentro del auto, ya se ha desatado el apocalipsis.

¿Qué es lo que debo hacer? pues llamar a un cerrajero automotriz debería ser la opción más sensata que deberías tomar para que todo termine en buenos términos, pero el nivel de estrés quizás no te haga pensar bien, creyendo con algunos dotes de cerrajeros mataro puedas salirte con la tuya y poder introducir algo por las ventanillas para abrir más rápido el auto, porque le tiempo lo tengo contado como para esperar a que llegue alguno. Pero es más el tiempo que pierdo intentando realizar una maniobra que me haga atrapar el seguro con un mecatillo con un nudo deslizado, como vi el otro día en el tutorial.

Pero como no podía faltar algo más que adornara el día, han llegado unos oficiales policiales, que me han visto manipular la seguridad del auto, creyendo que el auto no me pertenece y quizás lo quiero robar, ahora debo ponerles atención par explicarles lo que sucede y demostrarles que soy el propietario del vehículo. Es uno de los días más difíciles que he tenido en toda mi vida. Ahora si me he arrepentido de no haber llamado a un cerrajero para que solucionara el asunto, sin policías sin pérdidas de tiempo ni sudores excesivos, camisas arrugadas ni mirones que solo miran la vulnerabilidad de mi auto.

Lo increíble es la cantidad de métodos que existen para poder abrir un auto sin usar las llaves, desde tener un tensiómetro a mano, que aún no sé cómo funciona, un gancho de camisas para apretar el botón de la ventanilla, usar los cordones de los zapatos. O tan sencillo como tener un duplicado guardado en la cartera, otros de los servicios cerrajeros que son muy valiosos, es mejor ser prevenidos para evitar estos tipos de situaciones, en donde te sientes el más tonto de todos los hombres.

Los samaritanos que se me acompañaron en la travesía de como abrir el auto, no dejaron de contar sus experiencias similares, siendo una historia muy particular y cómica la que me contaron, que luego de tanto intentaron abrir, cansados y a hartos por la situación, luego de mucho tiempo intentando, se dieron cuenta que una de las puertas se hallaba abierta por descuido del dueño, queriéndolo casi matar, estuvieron como tontos aferrados a una sola puerta. El auto siempre estuvo en riesgo, porque lo había dejado abierto.

Hay muchos servicios de urgencias, para solucionarnos y facilitarnos la vida, pero preferirnos irnos por otros camino rechazando la opción más cómoda, por ahorrar un poco de dinero, al final resulta que es el tiempo el que pierdes en estar haciendo algo más productivo y ese si no se recupera, el dinero sí.