Debido a la situación económica del país y la escasez de empleos muchas personas optan por ejercer un oficio del cual no conocen lo suficiente o no están acreditados legalmente, a estos tipos de cerrajeros se les conoce como piratas. 

Se catalogan de esta forma porque utilizan técnicas poco profesionales, además la soluciones de cerrajería que ejercen ante cualquier trabajo de esta área seguramente tendrá consecuencias nefastas para el propietario haciéndolo gastar mucho más que con un cerrajero profesional. 

Ten cuidado, muchos de estos cerrajeros piratas tienen publicidad tanto en la prensa como en cualquier medio audiovisual, si solicitas alguno de ellos posiblemente sean más los daños que las reparaciones y en algunas ocasiones puede llegar a ser irreversible. 

¿Como es un cerrajero pirata?

 

  • Según muchos cerrajeros de Eixample profesionales, los piratas cobran precios fuera de los rangos normales, ya sean muy altos o muy bajos dependiendo del trabajo. 
  • No entregan ningún tipo de factura, ni tienen credenciales que los acrediten. 
  • Trabajan bajo unas técnicas poco profesionales, que se pueden notar a simple vista con solo desbloquear alguna cerradura y seguramente será más el daño que la solución. 
  • Disponen de recursos como pegantes sencillo o tablas para anunciarse en cualquier zona de la ciudad, además, no disponen de las cerraduras suficientes que necesita un profesional. 

Diferencia entre un cerrajero profesional y un cerrajero pirata 

 

Cerrajeros profesionales: estos se caracterizan por garantizar un trabajo profesional, son personas honestas y objetivas en cada trabajo a desempeñar, es un trabajo garantizado y sin ningún tipo de consecuencias. 

Asimismo, no trabajan solo por dinero sino también por ofrecerles a sus clientes un trabajo especial y perdurable en el tiempo, utilizan herramientas certificadas que no promueven ningún tipo de daño secundario en las cerraduras de las puertas. 

Cerrajeros piratas: utilizan técnicas poco convencionales para la apertura de las puertas, ya sea una radiografía u otro elemento, finalmente resulta un procedimiento poco convencional y termina gastando mucho más que con un experto, además suele cobrar su trabajo a precios muy exorbitantes o por debajo de las tarifas oficiales. 

 

¿Cómo evitamos contratar un cerrajero pirata?

 

Una vez tenemos el número del cerrajero, debemos contactar con alguna cerrajeria seria y verificar que estamos ante un cerrajero experto, que su desempeño en esta área sea el mejor, ante un problema de cerrajería, lo mejor es consultar con nuestros familiares y amigos para que nos recomienden un profesional. 

De igual forma, antes de llamar al cerrajero, debes consultar con cualquier empresa de cerrajería para hacer un sondeo de las tarifas comunes ante cualquier servicio, también puedes exigir una factura. 

Cuando el cerrajero llegue a nuestra vivienda lo mejor sera pedirle las credenciales para que podamos certificar que es el cerrajero profesional que habíamos contratado y no un pirata, debemos tener cuidado con ellos. 

En fin, un cerrajero profesional trabajar incansablemente por hacer bien su trabajo y cobrará lo justo por ello, ofrecerá facturas o recibos a sus clientes con sus datos personales y los de la empresa, en caso de algún contratiempo él será la persona indicada para solucionar cualquier inconveniente.