¿De qué maneras puedo mejorar la seguridad en mi puerta de entrada?

Las estadísticas de robos en casas son cada vez más alarmantes, y eso se puede ver claramente a través de los noticiarios, las redes sociales e incluso el boca a boca. Quienes padecen este tipo de vicisitudes no la tienen nada fácil.

Afortunadamente existen muchas maneras de solucionar el problema de los robos en casa, donde dichos robos con frecuencia se producen a través de la puerta de entrada (sobre todo cuando no se cuenta con puertas acorazadas). Si vives en una localidad, requerirás de alternativas urgentes para mantener tu casa bien asegurada.

El hecho de que los malhechores tomen como vía frecuente la puerta de entrada, no significa que debas ignorar el resto de los canales de acceso. La intención es evitar que la seguridad de tu casa se vea vulnerada de algún modo.

  1. Actualizar cerraduras

La piedra angular de la seguridad de tu puerta principal, es el tipo de cerradura que instalas. Las cerraduras actuales son muy variadas respecto al nivel de seguridad que ofrecen a tu hogar. No se debe tomar a la ligera la selección de estos herrajes debido a las amenazas que existen hoy en día.

Ahora bien, si has instalado una cerradura en tu casa que no dispone de la mayor seguridad no debes preocuparte; es tiempo de que tomes cartas en el asunto en cuestión de seguridad doméstica. Investiga sobre las marcas más confiables de cerraduras en el mercado.

Haz que la cerradura de tu puerta sea la prioridad, y no los candados o cerrojos, que aunque son eficientes, solo funcionan en momentos puntuales y casos de emergencia. No escatimes en cerraduras, pues es peor tener que reponer lo que te roban en casa.

  1. Instalación de pantallas de seguridad

Si existe algo mejor que una puerta, son dos puertas. Colocar una reja o puerta adicional a la que ya tenías anteriormente, mejora la seguridad de tu casa de forma considerable. En este caso las puertas actúan como pantallas de seguridad que tienen espacio para otra cerradura.

¿Por qué decimos esto? Los ladrones disponen de poco tiempo para entrar a las casas, y la presencia de una puerta de seguridad les resta productividad; por ende estas pantallas de seguridad actuarán como un dispositivo que persuade a los malhechores de no robar.

Una barrera de seguridad cuenta con perforaciones que te ayudarán a divisar los robos fácilmente sin que tengas que salir de casa, lo que a su vez significa que no sufrirás de daño alguno por parte de las amenazas externas.

  1. Alarga los tornillos en tus elementos de seguridad

Coloca los tornillos de fijación de tus bisagras y cerraduras con medidas de tres cuartos de pulgada de longitud. No solo es una solución económica, rápida y efectiva, sino que además es un método probado para la optimización de la seguridad de tu puerta de entrada.

En todo caso es probable que tu puerta termine sufriendo daños ante los intentos de robo, pero al menos tus vecinos habrán notado que alguien intenta robar los bienes dentro de tu vivienda. Ya pensarás en algún momento en cambiar también tu puerta de entrada.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.