Cuando la familia nos visita

puertas-blindadasReunirse con la familia siempre, trae consigo un nivel de angustia, sobre todo si somos nosotros los que servimos como anfitriones, cuando se quiere mucho a nuestra familia, se quiere que todo salga bien que se sientan agradados, que no se sientan incomodos, que sea todo como en casa, se viven momentos inolvidables, cuando se pasan hablando por horas de todo los que ambas partes se han perdido d sus vidas.

Pero no es precisamente así como se pueden sentir los vecinos, hay que tener en cuenta que nuestros huéspedes son totalmente extraños para ellos, aunque son nuestra familia, los que se encuentran a nuestro alrededor, pueden verlos como una amenaza. Porque estoy seguro que si estuvieses en su lugar te sentirías de igual manera, con esa gente extraña, que solo viene a ser ruido, para atormentarnos con música, risas y murmullos.

Si no es costumbre que traigas a tu familia a casa es mejor que tomes algunas previsiones si no quieres que todo termine en un caos. Lo más indicado, es que seas proactivo, pienses en que pueden necesitar para tenerlo en casa y no tengan que salir constantemente a comprar cosas al abasto. Es importante que no pierdas de vista el juego de llaves, si solo tienes uno, no estaría de más ir al cerrajero para que hagas una copia de las llaves más importantes con anticipación, para que tus invitados puedan salir sin mayor problema.

Te recomiendo que la pruebes muy al llegar a casa porque muchas veces quedan con desperfecto por faltar limar los relieves, siendo muy difícil poder abrir la puerta, por lo que sería necesario tener que ir de nuevo al cerrajero para que la ajuste correctamente. Evita hacer mucho ruido, aunque a veces es inevitable por toda la adrenalina por estar juntos. Pero esto podría llamar la atención de delincuentes. Todo el mundo sabe que los viajeros, siempre cargan dinero en efectivo, regalos o prendas especiales en sus maletas, por lo que les interesaría que fuesen sus víctimas.

No te obsesiones con la limpieza, a veces se pierde mucho tiempo en mantener todo en orden, desperdiciando el tiempo valioso con la limpieza, estoy seguro que al final de la jornada te ayudaran gustoso a colocar todo en sus lugar. Recuerda que son solo unos días, para entretenerse conocer tu ciudad, preparar comida en familias, para reír, charlar y hasta cantar si es necesario, luego de que se vayan todo volverá la normalidad.

Piensa en que es lo que más te gusta o te enfada cuando eres tú el que viaja y te reciben tus familiares. Espera a ver si ya tienen planes para salir a comprar, si tienen pensado algunos paseos o hasta la comida que les apetece. Si no hay nada planeado tus sugerencias con seguridad les agradara un montón. Lo que sí es valioso es que disfrutes de la visita, para compartir sus ideas, sus experiencias, darle otro aire a tu vida y salir de la rutina, excelente momento para recordar lo bonito del pasado.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.