Existen otros artefactos que tienen la capacidad de proteger cualquier inmueble, porque los riesgos no solamente están relacionado a los ataques de delincuentes, también existen eventos fortuitos que atentan contra el bienestar físico del propietario del inmueble y su familia, como el caso de los incendios.

Este tipo de eventos pueden presentar diferentes causas, por ejemplo la presencia sin vigilancia de una fuente de calor como una vela, el piloto de una cocina. También una falla eléctrica, o algún ataque desde el exterior del inmueble. En cualquiera de estos casos, la presencia de una alarma contra incendios puede salvar la vida de todos los presentes en el inmueble a la hora del evento.

¿Qué es una alarma contra incendios?

La alarma contra incendio es un artefacto que está diseñado para detectar indicios de la presencia de fuego en un determinado lugar, un sistema de alarmas contra incendios puede ser activado de manera automática, de manera manual, incluso de ambos.

Este tipo de sistema puede ser instalado por cualquier persona, pero un cerrajero profesional puede tener un conocimiento acorde con el mecanismo del sistema, ya que él tiene experiencia con sistemas similares. En especial porque es muy importante que éste sistema funcione a la perfección, debido a que una falla en éste, puede cobrar vidas.

Tipos de sistema de alarmas contra incendios

Las alarmas contra incendios fueron inventadas en el año 1880, y para su funcionamiento requerían un termostato, cuando éste detectaba una temperatura elevada, activaba los sistemas de rociadores, con la finalidad de apagar el fuego.

En la actualidad la idea continúa siendo la misma, pero con ayuda de la tecnología el mecanismo ha mejorado de manera considerable, incluso algunas le envían una señal de alerta a los cuerpos de bomberos.

Los sistemas de alarmas que están disponibles en el mercado en la actualidad son: el sistema convencional, el analógico direccionable, el direccionable y el inalámbrico. El cerrajero puede ofrecer orientación al respecto, al momento de elegir, así como en el proceso de instalación.

Sistema convencional

Se utilizan en propiedades pequeñas, son los más económicos del mercado. Funciona dividiendo la estructura en zonas de detección, cada zona contiene detectores que están conectados a un panel de control. Al momento en el que se active un detector, el panel de control detecta la zona en la cual se originó el incidente.

Sistema analógico direccionable

Estos sistemas se conocen como sistemas de alarmas inteligentes, y son muy utilizados en grandes propiedades, son un poco más costosos que los sistemas convencionales. Estos sistemas de alarmas ofrecen detalles de los detectores individuales que se han instalado, esto es posible porque cada detector tiene una dirección única.

Sistema direccionable

El sistema de detección es similar a un sistema convencional, con la mejora de que es posible precisar el detector que ha sido activado por alguna señal de alarma, como elevadas temperaturas, humo, entre otros. Este circuito está cableado con un bucle y a diferentes dispositivos. Se puede decir que este sistema es el convencional, pero con una dirección integrada.

Sistema inalámbrico

Este tipo de sistema no requiere conexiones complejas de cables, también se conoce como sistema sin hilos. La comunicación entre los sensores y los dispositivos es a través de sistemas de radio seguras. Son los sistemas más costosos del mercado, pero irónicamente son los más económicos y fáciles de instalar, y con el avance de la tecnología, son sistemas muy confiables.